La depresión es algo más que “tristeza”. Todo el mundo experimenta de vez en cuando tristeza, pero en la depresión dura más tiempo (dos semanas como mínimo) e interfiere en las actividades de la vida cotidiana, como el trabajo, la concentración, laalimentación o el sueño. Las personas que sufren depresión pueden experimentar los siguientessíntomas:

-          Estado depresivo la mayor parte del día

-          Falta de interés y placer en las actividades diarias

-          Pérdida o ganancia importante de peso

-          Insomnio o hipersomnia

-          Falta de energía o fatiga

-          Agitación o enlentecimiento motor

-          Dificultad de concentración o indecisión

-          Sentimientos de inutilidad o culpa excesivos

 

Otros síntomas posibles en la depresión pueden ser el dolor crónico, los dolores de cabeza, o los dolores de estómago, entre otros. Algunas personas pueden sentirse o aparentar estar enfadadas constantemente. Además en algunos casos puede haber pensamientos recurrentes de muerte, como la creencia de ser la propia muerte una buena solución para acabar con el sufrimiento.

La depresión puede hacer que la persona se sienta abrumada y agotada, dejando de participar en algunas de las actividades diarias que antes realizaba, desconectándose de amigos, familiares, etc.

¿Cuáles son las causas?

Una combinación de factores genéticos, químicos, biológicos, psicológicos, sociales y ambientales pueden contribuir. La depresión es a menudo una señal de que ciertos aspectos mentales, emocionales y físicos de la vida de una persona están en desequilibrio. Algunos eventos vitales significativos y estresantes como pueden ser la muerte de un ser querido o la pérdida de un trabajo pueden influir en gran medida, así como otros factores no tan evidentes en la vida, como el estrés o la falta de reconocimiento en el trabajo, las malas condiciones laborales, vitales o interpersonales que atentan contra los derechos y necesidades básicas de la persona, que acaban por disminuir considerablemente la autoestima y la motivación, pueden ser fuentes importantes e influyentes en la depresión.

Las causas de la depresión no son siempre visibles o evidentes, y los síntomas pueden no reconocerse y asociarse a una depresión durante un tiempo. Por eso es importante una cuidadosa evaluación psicológica por parte de un cualificado profesional de la salud mental cuando detectamos estas irregularidades en nuestra persona o en alguien cercano a nosotros.

¿Puede tratarse con éxito?

La depresión es una de las enfermedades emocionales más comunes. Afortunadamente, es tratable. Los psicólogos dedicados a la psicología clínica son profesionales de la salud mental con años de experiencia en el estudio de la depresión y en la aplicación de terapias que ayudan al paciente a recuperarse a sí mismo y a su vida.

 Muchos estudios avalan la eficacia de la psicoterapia para el tratamientode la depresión, para asegurar que la disminución y mejora de los síntomas son estables a largo plazo. Algunas de las técnicas aplicadas por los psicólogos pueden incluir el desarrollo de habilidades para aliviar el sufrimiento, o para desarrollar o reforzar las relaciones sociales, crear nuevas perspectivas y maneras de afrontar los eventos y retos, o ayudar a construir un plan de auto-cuidado que incluya cambios positivos en el estilo de vida.

¿Es necesaria la medicación?

 La medicación es útil para reducir síntomas de depresión en algunas personas, en particular las que la sufren en un grado más severo. Toda medicación debe ser siempre controlada por un médico, preferiblemente especializado en salud mental, como un psiquiatra. Es bueno recordar que la medicación es útil para moderar o disminuir los síntomas asociados a una depresión grave, pero no tiene el poder de cambiar conductas, ni situaciones difíciles, ni formas de afrontar la vida, por lo que se recomienda siempre utilizarla en combinación con una psicoterapia adecuada.

La depresión puede ser verdaderamente limitante para la persona que la sufre, así como difícil de manejar para las personas que rodean al afectado. Pero con una adecuada intervención, con esfuerzo y colaboración por parte tanto del terapeuta como del individuo, hace que el pronóstico de recuperación sea muy positivo.

Hoy en día siguen existiendo muchos prejuicios y cierta renuencia a buscar ayuda profesional para los problemas emocionales, incluida la depresión. A menudo estos problemas son vistos como una debilidad más que como una señal de que algo no está del todo en equilibrio. Pero, como dijo hace poco el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa:

"…la felicidad es un estado transitorio y no un estado permanente, tengo la sospecha de que sólo los tontos son felices todo el tiempo…”

 

 

 Original_depresion